Reparación de turbinas dentales: averías más comunes y cómo evitarlas

Las turbinas son instrumentos rotatorios de alta precisión, y es por este motivo que requieren un estricto cuidado y mantenimiento para alargar su duración y evitar averías que conllevarían la reparación de turbinas dentales.

 

¿Cuáles son las causas que provocan las averías en las turbinas?

  • Insuficiente o inadecuada lubricación y falta de mantenimiento.
  • Partículas de suciedad, polvo, sedimentos en el agua de irrigación, etc.
  • Excesiva presión del aire en la manguera del equipo dental.
  • Temperaturas incorrectas durante el proceso de esterilización.
  • Desgaste causado por carga lateral.
  • Agua en el tanque de almacenamiento de aire del compresor, que será impulsada en suspensión con el aire principal de accionamiento de la turbina, y que acabará provocando la oxidación de los rodamientos de la turbina.
  • Uso de fresas en mal estado o mal encajadas en el cabezal.
  • Uso de recambios de rodamientos de mala calidad o de origen desconocido.
  • Residuos sólidos en el interior de la cabeza debido a limpieza y mantenimiento inadecuado o insuficiente.

¿Qué podemos hacer para evitar la reparación de turbinas dentales?

Cuidado de los rodamientos: generalmente los rodamientos no suelen estar cubiertos por las garantías de los fabricantes ya que son un elemento de la turbina que sufre desgaste desde el momento que se comienza a usar, por lo que cuanto más se lubriquen y menos fuerza se aplique en su utilización, más durarán. Actualmente existen en el mercado turbinas con rodamientos cerámicos, que son más resistentes al desgaste y al calentamiento por fricción.

Uso de la pieza de mano: otro aspecto a tener en cuenta es no poner​ la pieza de mano en marcha sin la fresa, esta acción puede dañar los mecanismos del Chuck (mandril) que, en definitiva, es la pieza que sujeta la fresa.

 

​​​Lubricación regular: La turbina debe lubricarse cada jornada de trabajo. Si no realizamos este proceso regularmente y mantenemos limpio el Chuck las partículas de suciedad y residuos de material pueden obstruir el mandril y afectar a la fijación de la fresa.

La lubricación es una tarea muy importante a realizar como procedimiento rutinario en la clínica dental, ya que con ello nos aseguraremos que el instrumental rotatorio alargue su vida útil y se demore el tiempo de la aparición de averías

Correcta utilización de la fresa: uno de los errores más comunes en lo que se refiere a las turbinas dentales es el uso de fresas inadecuadas que poseen un diámetro inferior o superior al diámetro estándar (1,59 mm.). Lamentablemente en el mercado hay muchas fresas más finas o más blandas, que provienen de fabricantes low cost y que son atractivas gracias a su bajo precio.

 

Sin embargo, si las fresas no son adecuadas, no se sujetan bien en el mandril y con velocidades de giro entorno a las 300.000 revoluciones por minuto o más, tarde o temprano estas fresas empezarán a desviarse y acabarán causando daño al mandril.

Este gráfico muestra el procedimiento estricto de limpieza, desinfección, esterilización y mantenimiento de una turbina dental:

 

En DVD disponemos de un sistema de asistencia técnica y mantenimiento de sus turbinas y contra-ángulos ofreciéndole piezas de recambio y accesorios originales, logrando un óptimo rendimiento de los equipos reparados. Nuestros técnicos son profesionales cualificados y autorizados para instalar, formar y reparar, cualquiera de los equipos de su clínica dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.