¿Qué tipos de anestesia dental hay en los tratamientos clínicos?

tipos-de-anestesia-bucal

Existen muchos tipos de anestesia dental en el mercado. Elegir bien el tipo de anestesia a utilizar, favorece la realización de los tratamientos odontológicos tanto para el profesional como para el propio paciente, ya que, ayuda a evitar la sensación de molestia o dolor que pueda surgir durante la intervención.

Tipos de anestesia dental

Antes de realizar cualquier tratamiento oral es fundamental estar informado acerca de los distintos tipos de anestesia dental y sus formas de administración, ya que, el odontólogo debe conocer los detalles necesarios para responder a las preguntas e inquietudes de cada persona y para administrar la cantidad y el tipo de anestesia dental idónea en cada caso.

Para ello, debe crearse un historial clínico y detallado del paciente y conocer su situación de forma que nos permita cubrir sus necesidades y administrar la cantidad de anestesia adecuada.

Desde DVD Dental queremos ayudaros a conocer cuál es el objetivo principal de la anestesia dental, qué tipos de aplicación existen y en qué casos debe prestarse especial atención a la administración de esta. Cada tipo de anestesia bucal, ya sea más innovadora o más clásica, tiene una serie de ventajas que te explicamos a continuación.

Anestesia dental para cada tratamiento

Anestesia local

La anestesia local logra la interrupción de la transmisión en un punto concreto del trayecto nervioso. Su objetivo es inhibir de forma reversible la conducción nerviosa en determinadas zonas de la cavidad oral.

Sin duda, es uno de los tipos de anestesia bucal más utilizado en tratamientos odontológicos de cualquier tipo, como implantes, carillas estéticas e incluso extracciones. Gracias a su versatilidad, elimina las molestias y sensibilidad de la cavidad oral en numerosas situaciones.

Cremas y geles anestésicos

Por lo general, estas cremas y aerosoles anestésicos se utilizan para insensibilizar una zona determinada de la cavidad oral del paciente.

La forma de administración de esta anestesia es de uso tópico, por lo que su efectividad es más limitada que en otros tipos de anestesia bucal.

tipos-de-anestesia-bucal-217x300

Sedación consciente

Su objetivo principal es únicamente el de relajar al paciente, tranquilizarle y hacer que su experiencia en el dentista sea lo más llevadera posible.

Con el paso del tiempo, esta técnica está ganando importancia entre numerosas clínicas dentales, sobre todo en pacientes como los niños.

Asimismo, este método es común en cirugías de colocación de implantes dentales, para evitar en mayor medida que los pacientes puedan sentir miedo.

Sedación leve

Consiste en la aplicación de óxido nitroso a través de una mascarilla por medio de la inhalación. Es útil para tratar cuestiones periodontales como el mantenimiento de las encías.

Anestesia general

Este tipo de anestesia odontológica no suele emplearse con demasiada frecuencia, ya que conlleva determinados riesgos. Se administra en aquellas intervenciones orales en las que se corrigen ciertas deformidades y alteraciones maxilofaciales.

Asimismo, se puede aplicar en tratamientos orales más complicados, como la colocación de implantes dentales o la extracción del tercer molar. Este tipo de anestesia evita la necesidad de emplear otros tipos de anestésicos, ya que lleva al paciente a un estado completo de inconsciencia.

Según la aplicación

En primer lugar, existen dos tipos de anestesia dental según la manera en que se administre. La anestesia infiltrativa es la que se aplica a través de una aguja en alguna zona de la cavidad oral, por lo que su administración es más dolorosa.

En cambio, la anestesia tópica se aplica mediante un gel o aerosol más cómodo y menos molesto, aunque también implica que la duración del efecto sea menor.

Según el procedimiento

Además de considerar los diferentes tipos de anestesia odontológica, se debe considerar qué anestesia elegir para cada procedimiento ya que puede ser troncular o periapical.

La troncular se administra en un cuadrante concreto de la cavidad oral, mientras que la periapical se dirige a una pieza dental determinada.

Sedación oral

De manera previa al tratamiento, sea la noche anterior o una hora antes de iniciar el procedimiento, se pueden administrar sedantes orales. Sin embargo, esta opción no es muy común en la práctica odontológica.

Anestesia sin aguja

A través de inyectores a presión, el líquido pasa a una gran velocidad a través de los orificios del inyector y se deposita en el tejido subcutáneo de la cavidad oral, atravesando la epidermis y la mucosa bucal. De esta manera, la entrada de la anestesia es prácticamente indolora.

Casos especiales

En el caso de niños o de mujeres embarazadas, es fundamental prestar atención a los tipos de anestesia que se administra para realizar un tratamiento odontológico.

En ambos casos, es necesario realizar un registro detallado que contemple asuntos como posibles alergias, si existen problemas respiratorios o cardíacos, enfermedades recientes, entre otros.

El odontólogo valorará cada caso y paciente en particular, para determinar qué tipo de anestesia odontológica es la más recomendada para el procedimiento.

Material para la anestesia

Tipos de jeringas para la anestesia dental

En el mercado existen diferentes tipos de jeringas para anestesia dental y se clasifican en dos grandes grupos: reutilizables o desechables. A continuación te explicamos las características de cada uno de los tipos.

jeringas

 

Jeringas odontológicas reutilizables

Las jeringas de metal son unas de las más utilizadas en el momento de anestesiar a un paciente para iniciar el tratamiento. Este artilugio, aparte de ser reutilizable, debe ser esterilizable en autoclave y versátil. Es decir, aceptar cualquier tipo de cartucho y aguja en las ranuras correspondientes. Las jeringas odontológicas reutilizables se clasifican en: aspirantes y no aspirantes.

Las jeringas aspirantes son las más recomendadas en la práctica odontológica. La principal ventaja de estas jeringas es que la aspiración se realiza con una mano e implica un esfuerzo menor y una mejor manipulación.

Este tipo de jeringas se utiliza para aspirar cualquier nube de sangre que haya en una vena, dejándola estéril, para posteriormente insertar el anestésico a través de la aguja. Estas jeringas pueden ser intraligamentarias o de alta presión y jet injector o inyecto jet.

Las jeringas de alta presión cuentan con un sistema de gatillo que conecta con un tornillo que sirve para calcular la intensidad del pinchazo. Al tener la capacidad de aceptar varios puntos de presión, y para que la aguja no corra el riesgo de romperse y provocar molestias al paciente, se usa con una aguja muy corta.

Al contrario de la anterior, el sistema jet injector, se utiliza sin aguja y por ello es la más adecuada para niños. Con este método solo se consigue anestesia a nivel local. Por tanto, es similar al ejemplo de anestesia tópica.

Jeringas odontológicas desechables

El material del que se compone este tipo de jeringas es principalmente plástico. Existen diferentes tamaños de jeringa y de aguja. El principal inconveniente es que el aspirado debe realizarse con las dos manos y no se adaptan a todos los cartuchos del mercado.

Este tipo de agujas no son recomendables para la práctica odontológica diaria, pero a su vez son las indicadas para las personas alérgicas al látex.

Al ser desechables es indicado que se utilice para un paciente y posteriormente se recicle en el cubo adecuado. Igualmente, el plástico es adecuado para la esterilización en autoclave.

Tipos de aguja para anestesia odontológica

El papel se encarga de canalizar la anestesia al tejido. Las agujas para anestesia son de acero inoxidable y su tamaño ronda entre los 32 mm y los 10 mm. Dependiendo del tratamiento que se vaya a utilizar se usa un tamaño u otro.

La aguja se enrosca en la jeringa y está compuesta por 4 piezas: el bisel, el eje, el conector y el adaptador de la jeringa. Cada uno de estos elementos tiene distintas características:
El bisel tiene tres tamaño y estos se identifican por colores: largo, identificado con color amarillo; medio, color naranja; corto azul y extra corto violeta.

Las agujas son de uso único, es decir, se utilizan en un solo paciente y al terminar es muy importante depositarlas en contenedores de residuos sanitarios para una correcta destrucción.

tipos-de-anestesia-dental-275x300

Otras formas de aplicar anestesia dental

Actualmente se han desarrollado algunos sistemas que ayudan a administrar la anestesia de forma diferente e innovadora. Uno de ellos es The Wand STA System, un sistema un método de administración de anestesia computarizada que controla y regula automáticamente el flujo y la presión durante la inyección.

The Wand ayuda a reducir el miedo al dentista y minimiza el dolor al 100% de manera que el paciente está más tranquilo y es más fácil realizar el tratamiento.

Desde DVD Dental esperamos que estos consejos sobre los diferentes tipos de anestesia dental y el material necesario para aplicar anestesia hayan disipado tus dudas. En nuestra web puedes encontrar todo el material necesario para administrar anestesia a tus pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.