La odontología emocional y las formas de aplicarla en la clínica dental

odontologia-emocional-chica-sonrisa

En la profesión odontológica, el constante contacto directo con los pacientes obliga a los dentistas a poseer, además de capacidades técnicas, habilidades sociales. En cualquier tratamiento dental, el diálogo entre el profesional y el paciente es clave para encontrar el procedimiento que más se ajuste al caso en concreto y conseguir los mejores resultados.

La odontología emocional se centra en cómo establecer una comunicación efectiva y beneficiosa para ambas partes, que repercuta en una mayor satisfacción por parte del paciente. Uno de los pilares de esta técnica, como comentaremos más adelante, es la práctica de la escucha activa.

 

Basada en el concepto de la inteligencia emocional, esta nueva forma de entender la profesión odontológica puede definirse como la capacidad del dentista de conocer y gestionar tanto sus emociones como las de su paciente. El objetivo es llevar a cabo tratamientos dentales exitosos, así como proporcionar a cada paciente una experiencia agradable en la consulta.

Uno de los motivos por los que los usuarios eligen una clínica dental u otra es la confianza que le transmite el personal que en ella trabaja. Ya sea un dentista conocido por la familia, recomendado o simplemente bien ubicado, las personas necesitan sentir que pueden confiar en el profesional que va a cuidar de su sonrisa.

Más allá de la experiencia y los conocimientos técnicos, el trato correcto y atento aumenta la sensación de confianza y facilita la aceptación de los tratamientos dentales. Además, la odontología emocional ayuda a gestionar situaciones complicadas dentro de la consulta, como pacientes que se niegan a realizarse procedimientos necesarios, usuarios con odontofobia o con tendencias agresivas.

Cómo aplicar la odontología emocional en tu clínica dental

odontologia-emocional-hombre-consulta-768x512

Tanto la inteligencia emocional como el uso de este concepto en la Odontología requieren de un autoconocimiento previo, para descubrir los puntos a mejorar tanto a nivel personal como profesional. Con unas sencillas pautas podrás empezar a implementar la odontología emocional en tu consulta.

Escucha activa. Necesaria para establecer un diálogo productivo, esta técnica se basa en la capacidad de hacer ver a tu interlocutor que le estás escuchando atentamente, sin emitir ningún juicio sobre sus palabras. Gracias a la escucha activa, el paciente se sentirá cómodo para comunicar su problema y transmitir todas sus dudas. De esta forma, tanto el diagnóstico como la aceptación del tratamiento serán mucho más exitosos.

Para llevar a cabo esta técnica y ganar la confianza del interlocutor es imprescindible no interrumpir y realizar preguntas abiertas que inviten al diálogo.

Competencias intrapersonales. Estas habilidades son las que permiten a las personas mejorar como individuos, a nivel personal y laboral. Trabajar en aspectos como la automotivación, la responsabilidad y la asertividad, facilitarán la comunicación efectiva entre el profesional y sus pacientes. El dentista debe aprender a gestionar de forma correcta sus emociones, como el estrés o la frustración, para que el paciente perciba una mayor confianza que repercutirá positivamente en su visita al centro.

odontologia-emocional-chica-sonriendo-blanco-768x432

Competencias interpersonales. En una clínica dental intervienen y trabajan muchas personas, cada una con una personalidad diferente. Para mantener una buena relación con el equipo y los pacientes es clave trabajar las habilidades sociales teniendo presente el concepto de Odontología emocional. En este sentido, la empatía, la proactividad y el respeto serán los mejores aliados para mejorar en las capacidades interpersonales y optimizar el funcionamiento de la consulta.

En definitiva, la aplicación de la inteligencia emocional a la práctica odontológica es cada vez más necesaria. La demanda de una atención más personalizada por parte de los pacientes, sumada a la gran competencia que caracteriza este sector, obliga a los profesionales a mejorar continuamente su servicio para ofrecer la mejor experiencia clínica, basada en la atención a las necesidades y características de cada persona atendida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.