Sillón dental moderno ¿Cuándo es necesario renovar tu sillón actual?

Para desarrollar correctamente el trabajo en una clínica dental, es fundamental que el equipamiento cumpla una serie de requisitos y cubra las necesidades del odontólogo. Por un lado, su aspecto debe transmitir una imagen adecuada y profesional, pero, además, es necesario cuidar del bienestar y la comodidad de los pacientes y del propio equipo profesional que trabaja en la consulta durante horas, y uno de los elementos más importantes del equipamiento es contar con un sillón dental moderno.

Los sillones dentales en Odontología forman parte del mobiliario básico dentro de una clínica y deben renovarse cada cierto tiempo, ya que pueden presentar desgaste y estar desactualizados.

Por este motivo, a continuación, te presentamos una lista de motivos por los cuales es necesaria esta renovación y contar con un sillón dental moderno que ofrezca más comodidades tanto al odontólogo como a los pacientes.

¿Por qué debemos cambiar a un sillón dental moderno?

1. Renovación de la imagen corporativa

Es evidente que, cada cierto tiempo, cambiar parte del mobiliario ayuda a causar buena impresión a los pacientes. Si una persona llega a la clínica y observa que el sillón está anticuado, generalmente su opinión será negativa.

Con el paso de los años, los diseños y la imagen de los sillones dentales van cambiando. Entre los signos de desgaste más comunes encontramos que, con el paso del tiempo y el uso de productos desinfectantes, los materiales de los sillones para clínica dental antiguos cambian de color y aparecen fracturas en la tapicería, por lo que el deterioro es más que perceptible, de ahí la importancia de contar con un sillón dental moderno.

2. Crear un plan de inversión y amortización

La necesidad de actualizar una clínica se aprecia, por ejemplo, cuando el técnico acude a realizar renovaciones con asiduidad.

En ocasiones todos los elementos plásticos de los sillones dentales, como las mangueras, el sistema de aspiración interno y externo o los desagües, se degradan y se resecan, lo cual puede llegar a provocar pérdidas y fugas. En este sentido, se estima que los plásticos tienen una vida útil de 10 años. Un sillón dental moderno cuenta con nuevos tratamientos y materiales que consiguen alargar dicha vida útil.

En este punto la gestión odontológica es esencial. La mayoría de las clínicas dentales, por asuntos fiscales, invierten a final de año en renovar su equipamiento. Es importante que parte de la facturación de la consulta se destine a la compra de material, por lo que otro de los motivos fundamentales para cambiar a un sillón dental moderno podría ser invertir y amortizar las ganancias recibidas durante el año.

3. La calidad de la ergonomía

 

Este es el signo más importante a la hora de hacerse con un sillón dental moderno. Cada año, los materiales deben someterse a pruebas y se deben escuchar los consejos y actualizaciones que ofrecen los profesionales del sector.

El paciente necesita que se le preste atención y que el ambiente no le cause malestar. Muchas clínicas ya poseen técnicas y sistemas de sedación, pero si contamos con un sillón dental moderno y cómodo también se contribuye a combatir la odontofobia, es decir, el temor y la ansiedad que sienten algunas personas a la hora de acudir al dentista.

Como hemos señalado anteriormente, la comodidad es un factor clave. Cada paciente se sienta en el sillón dental una media de treinta minutos y, si se trata de tratamientos largos, podría estar hasta dos horas. En el caso de los dentistas, pasan cada día ocho horas en el sillón, por lo que su cuerpo también podría resentirse y tendrían que recurrir a servicios de profesionales de fisioterapia, lo cual también supone un gasto.

Algunas de las funciones que un sillón dental moderno cuida mejor son:

  • Altura del sillón: la altura, los movimientos de subida y bajada del sillón dental moderno y una correcta regulación son esenciales para trabajar cómodamente y para facilitar el acceso a los pacientes. Asimismo, un sillón dental moderno y actual debe dejar libertad en la zona de trabajo entre dentista y auxiliar.
  • Largo de mangueras: el largo de las mangueras permite que el odontólogo trabaje cómodamente, es importante que tengan bloqueo y que el retorno del mecanismo no provoque tendinitis en las articulaciones, como el codo o las muñecas. Además, si la longitud estas mangueras es de entre 50 cm y máximo 1 metro, el paciente no se sentirá agobiado y el dentista podrá trabajar cómodamente.
  • Iluminación: es fundamental que la luz de trabajo esté concentrada en un punto. Los halógenos de las lámparas antiguas concentraban entre 15.000 y 25.000 lux de potencia y una temperatura de color de menos de 4.500 K.

 

En la actualidad, las luces led de un sillón dental moderno es de más de 35.000 lux de potencia y son similares a la luz natural, lo que provoca una menor fatiga en la vista. Como novedad este año algunas lámparas operatorias, como la lámpara TheiaTech, incorporan en el brazo una barra de iluminación para mejorar la visibilidad de la zona pre-operatoria, equilibrar la iluminación de las áreas del box dental y reducir así la fatiga visual. Algunas lámparas de la marca KaVo incorporan sistemas de cambio de color: amarillo para trabajar con composites sin fotopolimeralizarlos; y verde, para no confundir la sangre con el tejido blando en cirugías largas.

4. Prestaciones

Los equipos que se utilizaban hace muchos años en consulta están limitados en cuanto a su funcionalidad. Un sillón dental moderno ofrece ventajas que la mayoría de los antiguos sillones no contemplaban.

Pedal

Hoy en día, gracias al pedal se pueden controlar los movimientos de los sillones para una clínica dental, apagar y encender la luz, irrigar, trabajar con la jeringa e incluso conectar o desconectar la aspiración, todo a manos libres para no contaminar el área de trabajo. Esto, por tanto, también implica un aumento de la velocidad de trabajo, de la ergonomía y de la agilidad para el paciente y el tratamiento llevado a cabo.

 Uno de los pedales más recomendados es el de la marca Fedesa, ya que permite regular la velocidad de la turbina, la refrigeración e incluso el barrido de aire o de agua.

Configuración de la bandeja de instrumental

 

En cuanto a la configuración de las mangueras, existe una nueva modalidad de micromotores de inducción nano. Se diferencian de los convencionales por encontrarse en un recipiente hermético y no tener elementos de desgaste, ya que la trasmisión del giro se hace mediante un campo magnético. Esto se traduce en que un sillón dental moderno requiere un menor mantenimiento, tienen un peso más bajo que un motor eléctrico normal y fatiga menos las muñecas al odontólogo. Además, son más estables en cuanto a potencia y velocidad, y permite utilizar un mayor número de instrumentos.

Paneles táctiles

Permiten controlar los movimientos del sillón, las posiciones programables, los programas automáticos, las funciones del grupo hídrico, el auto-reverse, el torque y las revoluciones del instrumental. Un sillón dental moderno cuenta con todos estos paneles que suponen una menor fatiga en la selección de funciones, además de una mejor limpieza y mantenimiento, reduciendo la probabilidad de averías.

Posición de Trendelenburg

Este término hace referencia a la posición en la que la altura de la cabeza del paciente se encuentra de 15 a 20 grados por debajo del tórax y piernas. Esta postura es una de las primeras medidas para el tratamiento de la hipotensión en el shock hipovolémico, es decir, permite una adecuada irrigación sanguínea a la cabeza y mantener una adecuada oxigenación del tejido cerebral. No dudes en fijarte en este aspecto cuando estés comparando un sillón dental moderno.

Elementos de seguridad

En un sillón dental moderno, los elementos como los sistemas de elevación, las escupideras, las bandejas auxiliares o los respaldos están preparados para evitar accidentes y para obtener una mayor seguridad en los tratamientos.

5. Ley europea de contaminación con mercurio

 

Por último, también es necesario conocer que la Unión Europea obliga mediante una ley a recuperar los restos de mercurio utilizados en las amalgamas, tanto cuando se colocan como cuando se retiran.

Esta nueva ley hace que el equipo deba adaptarse a esta normativa, y algunos sillones para clínica dental no permiten situar la válvula escupidera en su correcta posición. Son necesarios unos nuevos soportes que nos permitan ponerlo en su medida adecuada.

Si tienes cualquier pregunta, ¡no dudes en contactar con nosotros! Estaremos encantados de atenderte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.