Qué tipo de brackets son los mejores según diferentes criterios

Cada paciente valora en mayor o menor medida distintos aspectos. Según cada uno de ellos es aconsejable el uso de un tipo de brackets. Conócelos y podrás ofrecer a cada paciente el tipo de bracket más interesante para su ortodoncia según esos criterios.

Los mejores brackets desde un punto de vista estético

Sin duda alguna teniendo únicamente en cuenta la estética, los mejores brackets son los transparentes de zafiro. No se manchan con los alimentos y su transparencia favorece la estética de la sonrisa. De igual modo los brackets cerámicos no se manchan con los alimentos y visiblemente resultan muy apropiados.

En un segundo lugar se sitúan los backets de composite, los de policarbonato y los de plástico. Pasados unos meses de uso cambian de tonalidad debido a la alimentación. Aunque su aspecto decaiga con el tiempo puede ser una buena opción estética si también es importante tener cuenta el precio.   

Desde el punto de vista estético los brackets metálicos son los menos adecuados  sea cual sea su tamaño.

Los brackets más adecuados teniendo en cuenta su durabilidad

Tanto los brackets metálicos como los de zafiro y los transparentes tienen una durabilidad similar, solamente un poco superior en el caso de los primeros. Son los que ofrecen una mayor durabilidad en clara ventaja respecto al resto de brackets.

Por contra, los brackets de resina y de plástico tiene una durabilidad claramente menor. Es habitual que se fracturen  obligando así a su reemplazo. Un gran inconveniente en forma de molestias, malestar y una pérdida de tiempo  para el paciente tanto como para ti o el profesional que le atienda.

Los mejores brackets en cuanto a su capacidad de adhesión

Teniendo en cuenta este aspecto los brackets metálicos son los mejores. Resisten mucho mejor que los brackets cerámicos la fuerza ejercida durante la masticación. En ocasiones es aconsejable colocar brackets metálicos en los premolares inferiores combinados con brackets cerámicos en las restantes piezas dentales para evitar el desgaste de las piezas superiores durante la masticación.

Los brackets más recomendables desde el punto de vista de la higiene

Para una higiene dental básica diaria los mejores brackets son los metálicos. Requieren unos cuidados higiénicos sencillos que cualquier persona puede llevar a cabo a diario con gran facilidad.

En el caso de los brackets cerámicos  y de zafiro a estos cuidados higiénicos básicos debe añadirse la limpieza intensa de las ligas que unen estos al arco. Dado que estas son transparentes requieren una limpieza cuidada tras cada comida. No se trata de nada complicado, pero sí conlleva la adquisición de unos hábitos higiénicos que deben llevarse a cabo con la frecuencia debida.

Los brackets más interesantes en cuanto a su precio

Una ortodoncia con brackets metálicos es claramente más económica que con brackets cerámicos o de zafiro. Es importante en todo caso que tengas  en cuenta la calidad de los brackets metálicos, dentro de los cuales existen importantes diferencias. Una de las principales cuestiones en las que debes fijarte es el origen de los brackets; olvídate de soluciones asiáticas de muy bajo precio y calidad ínfima. Estos difícilmente alcanzan los estándares de calidad mínimos. Habitualmente generan problemas en serie que hacen que al final resulten muy caros y sean una continua molestia para el paciente.

Los brackets cerámicos tienen un precio algo superior a los metálicos pero siguen siendo asequibles. Mientras, los brackets de zafiro son los menos interesantes si nos atenemos a su precio. Pero suplen esta desventaja con las claras ventajas que ofrecen en otros aspectos, como ya hemos visto.

Los mejores brackets teniendo en cuenta su efectividad

Si únicamente tuviesemos en cuenta la efectividad en la ortodoncia tendríamos complicado determinar qué tipos de brackets son los mejores. Esta variará según el diagnósticos y el plan de tratamiento que diseñes para cada paciente. En principio los brackets metálicos permiten movimientos fluidos con baja fricción y pueden llegar a acortar el tratamiento entre 4 y 12 semanas respecto a los brackets cerámicos. Sin embargo no es así en todos los casos. Actualmente puedes disponer de brackets transparentes de autoligado así como de brackets cerámicos con ranura metálica que pueden acortar incluso más el tratamiento.

En resumen, cada tipo de paciente requerirá un tipo de brackets para su ortodoncia teniendo en cuenta diferentes aspectos. Es interesante que dispongas de todos ellos y le ofrezcas un consejo razonado sobre el que consideras más adecuado para él. Para ello solo tendrás que tener en cuenta las ventajas principales de cada tipo de bracket y las necesidades concretas de tu paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.